El cinco de marzo se conoció el fallo que absolvía a Marta Valle de la acusación de homicidio agravado en la Provincia de Río Negro. El caso, fue el primero en ser resuelto por un jurado popular. Entrevistamos al Juez del debate Dr. Marcos Burgos, quien tuvo la responsabilidad de presidir el proceso y nos dio detalles del fallo.

¿Los alegatos fueron realizados con lenguaje claro para los jurados? Fue su duración apropiada?
Creo que los alegatos de apertura y clausura fueron realizados con lenguaje sencillo y en tiempo prudente para la debida transmisión de las respectivas teorías del caso de las partes. Inicialmente, desde mi óptica parecía que la oferta probatoria de la acusación era contundente frente a la posición de la defensa sustentada en el contra examen de los testigos de la fiscalía y el descargo de la imputada, pero evidentemente, por el resultado del juicio, esa impresión no fue la que impactó en el jurado. Seguramente, con el transcurso del tiempo cada una de las partes ira ajustando su destreza, habilidad y experticia en comunicar de forma llana, clara y eficaz a los integrantes del jurado para convencerlos de su teoría del caso, primero de la promesa de hechos que van a probar y finalmente al comunicar su valoración de la prueba producida en el juicio.

¿Las teorías del caso de ambas partes eran sencillas de comprender?
Efectivamente, fueron simples de entender las dos posiciones y claro el contradictorio planteado por las partes.

¿La presentación de prueba fue dinámica, de modo que mantuviera la atención del jurado? ¿Le pareció pertinente la presentación de la prueba con la teoría del caso de cada uno?
La oferta probatoria planteada por la fiscalía fue dinámica en su generalidad, aunque por momentos con algunos testigos, puntualmente peritos, pareció que las respuestas excedían a las preguntas y en el afán de ser claros o sencillos en la información que aportaban, se extendían en las explicaciones para fundamentar sus conclusiones.
En lo demás, impresionó lo pertinente de la prueba con las respectivas teorías del caso. Quizás, en cuanto a la acusación, debió ahondar en los puntos débiles de las diligencias de colección de evidencia en los momentos iniciales del caso para evitar la duda razonable sobre la autoría atribuida a la imputada y, en orden a la defensa, alguna prueba corroborante de la versión de descargo.

¿Cree que los jurados fueron influenciados por los litigantes o las presiones mediáticas? ¿Percibió que hayan perdido objetividad?
En el transcurso de las audiencias no advertí personalmente o fui informado por colaboradores de circunstancia o dato objetivo que permita siquiera suponer o presumir influencia en los integrantes del jurado para que su decisión sea en uno u otro sentido. El lapso que demandó la deliberación, aproximadamente seis horas, para finalizar con acuerdo de unanimidad en el veredicto da cuenta de la contundencia y responsabilidad con que cada uno de ellos asumió y desempeñó la sensible tarea de decidir.

Respecto a su rol como juez del debate ¿Sintió que pudo ordenar el proceso? ¿Colaboraron los litigantes en ello o entorpecieron?
Mi percepción fue que el debate se realizó de modo correcto, normal, pese alguna intervención que tuve que realizar frente al modo de interrogar de alguna de las partes, inmediatamente aceptada y corregida, denotando la colaboración en el proceso regular del juicio.

¿Cuál es su evaluación general del juicio? Qué modificaría?
Considero que la experiencia fue altamente positiva y satisfactoria, no sólo desde lo personal sino también desde el campo profesional. El ejercicio de transmitir con lenguaje llano y claro a los integrantes del jurado las reglas del derecho necesarias para arribar a una decisión justa, en éste caso con veredicto unánime, desde mi rol y visión resultó totalmente enriquecedora. Entiendo esencial la realización de audiencias preparatorias del juez con las partes con el objeto de delimitar la metodología y algunas reglas para la audiencia voir dire -formulario de preguntas previas, mini audiencias con las partes y potencial jurado ante la posible afectación de su intimidad, por ejemplo-, y del juicio -programar la producción de prueba, pautar tiempo de alegatos, entre otras-.

Al tratarse del primer juicio de este tipo realizado en la Provincia de Río Negro, teníamos suma expectativa en orden a la concurrencia de los potenciales jurados a la audiencia de selección, a la que gratamente asistieron de modo responsable el 90% de las convocados. Seguramente deberá acotarse el tiempo de antelación -dos horas- con que fueron citados, que resultó algo extenso para que contesten el formulario diseñado con las partes en audiencia previa, pero esa modalidad fue útil para la optimización en la recepción de la información por las partes y agilizar la audiencia con las preguntas particulares que éstas les realizaron para formular recusaciones con o sin causa.

Asimismo, la distribución de lugares fue adecuada al espacio físico de la sala de audiencias prevista para la ocasión y la expectativa de concurrencia de público y medios de comunicación, pero quizás en el futuro pueda reverse otras opciones.

Más allá de otras cuestiones que ameriten modificaciones puntuales, por las particularidades de cada caso sometido a juicio por jurados populares, resultó un enorme aprendizaje para todos los involucrados.

ALEGATO FISCAL

ALEGATO DEFENSIVO


 

FALLO DEL JURADO POPULAR

Somos un equipo de profesionales y docentes, de diversas especialidades y trayectorias en EEUU, Chile, Argentina y otros países del continente, que nos dedicamos a dar entrenamiento a defensores, fiscales y otros operadores jurídicos, en todo el arco de prácticas de oralidad; tanto penales, como civiles y de juicios por jurados.

ALACIPE

Santiago Amengual 68,
San Antonio, Valparaíso, Chile.

ESCRIBINOS!

[email protected]

LLÁMENOS HOY!

+549 261 661 077
+549 115 755 4502

Hola 👋 querés realizar el Curso de Litigación de manera Online? Escribínos y te contamos como podes hacerlo...
Powered by