Jada Antoine trabajó durante cuatro años en el cuidado de pacientes con dificultades respiratorias y problemas digestivos. En su labor correspondía tratar y limpiar úlceras de los enfermos y además recomendar a los médicos, cambios en medicamentos de sus pacientes. A sus 34 años trabajó en ocho empresas de cuidados paliativos, sobre todo con pacientes de tercera edad.

Nada fuera de lo común para un trabajador de salud. Excepto porque Antoine, no era enfermera. Ni siquiera había terminado estudios secundarios. Según las autoridades, Antoine, con dificultades para encontrar trabajo, robó la
identidad de una enfermera, que hoy se encuentra con un grave problema crediticio y financiero.

La “enfermera”, fue sentenciada a cuatro años de prisión y al pago de $233.000 de restitución. Según el juez de distrito de los Estados Unidos David C. Godbey no existe evidencia de que Antoine brindara una atención médica deficiente a los pacientes inconscientes y moribundos que ella trataba, a pesar de su falso trasfondo.

“No está claro si Antoine hizo algo diferente de lo que una verdadera enfermera hubiera hecho en la misma situación”, afirmó Godbey.

El fiscal asistente de Estados Unidos, Douglas Brasher, le pidió al juez que le otorgara a Antoine hasta once años, un dictamen que quedaba fuera de las pautas federales de sentencia, porque además la “enfermera” no sólo robó una identidad, sino que violó la privacidad de sus pacientes, tocándoles áreas intimas, accediendo a su información en
los registros e información demográfica.

Su defensa

Gabriel Reyes, defensor público federal que representó a Antoine, aseguró que su cliente proporcionó los servicios para los que fue contratada. “Hay una atención médica limitada involucrada con los pacientes, no sólo se trata de atención medica, sino de compañerismo, ella no sólo los cuido, sino que los consoló”.

Somos un equipo de profesionales y docentes, de diversas especialidades y trayectorias en EEUU, Chile, Argentina y otros países del continente, que nos dedicamos a dar entrenamiento a defensores, fiscales y otros operadores jurídicos, en todo el arco de prácticas de oralidad; tanto penales, como civiles y de juicios por jurados.

ALACIPE

Santiago Amengual 68,
San Antonio, Valparaíso, Chile.

ESCRIBINOS!

sabrina@alacipe.com

LLÁMENOS HOY!

+54 260 404 0155

Hola 👋 querés realizar el Curso de Litigación de manera Online? Escribínos y te contamos como podes hacerlo...
Powered by